viernes, 10 de febrero de 2012

La magia del Callejón, conocido como el de las tentaciones…

callejón allende
Escrito por Jesús Pintor Alegre

En cada precampaña y mejor: campaña, se pasean los salvadores de cartón, figuras mesiánicas que se dicen salvar al mundo
Ciudad Altamirano, Gro.La magia del Callejón Allende se redime ante los conceptos, pero a la vez se enmaraña para cambiar al de “las tentaciones”, como lo señaló el perredista Francisco Pascual Orozco. Y que pareciera ser cierto.
Allí donde las vendedoras jalan a los potenciales clientes para tratar de convencerlos, allí donde se escucha el coro de “¿qué va a llevar?, pásele”, se siente en verdad la tentación: de vender, de comprar, y hasta la catapultada por la lujuria y la evanescente política.
Los ojos pueden perderse como no queriendo, en las líneas femeninas, o tal vez, masculinas, que en un momento dado, a unos les ha de importar muy poco la diferencia, y sueltan la imaginación, para irse a escenarios de lesa fantasía.
Por ese callejón que se compone de seis cuadras, cada una con aproximados 140 locales, y con los tiempos boyantes idos, es el cuadro ideal de los que aspiran a un cargo público, para vender sueños, para ofrecer ayuda… para ofrecer lo imposible.
Torre de mercaderes
Allí donde los ruidos orales se enredan en sus propias elipsis, y se encaraman en su exclusiva torre de Babel, se sueltan las tentaciones “este callejón deja ver de todo… si te contara”, suelta Pascual Orozco en un de repente.
Algunos pagan pisaje, otros no, y unos más, hasta retan a las autoridades. No, ya no se vende lo mismo, se deja soltar el lloriqueo, el reclamo que se traduce en una exigencia melosa eructada de las páginas de Truman Capote.
Allá más lejos, entre las aguas residuales que corre en la vía del callejón comercial, y que saltan a veces los marchantes, se eleva el ensueño de Antonio Helú, a partir de su novela que se da “permiso de matar”: el tiempo, el oxígeno, el buen olor… y la cordura.
Se vale que los ojos se vayan por allí, y se pierdan en las tentaciones carnales, aún sin las líneas del Marqués de Sade, o del maestro Juan García Ponce, sin la elegía gaboista y sus tristes putas, allí donde no hay quien escriba a ningún coronel, pues las tentaciones no son solamente castrenses.
El callejón de las tentaciones… donde cada precampaña y mejor: campaña, se pasean los salvadores de cartón, figuras mesiánicas que se dicen salvar al mundo, en ese cuadro nietzschista del yo, el súper yo, y el alter ego.
El furgón que lleva y no trae
Políticos que se comen al prójimo, y al propio hermano, con o sin Armando Ríos Piter y su inseparable hidalgo, Ambrosio Soto Duarte, los que a su vez han metido en un brete al ex alcalde Víctor Mojica Wences, asiduo paseante del callejón, al no saber quién es Caín, y quién de los dos mencionados, Abel.
Un lugar, el Callejón de las tentaciones, donde casi no conocen al regidor de Comercio, pues al igual que sus pares, sus compras las deben hacer en la verdosa tienda departamental, con su Mamá Lucha y su Bardapapá.
Es el callejón en el que hasta hace unos años, con sus casi mil 200 negocios abiertos, entre fijos, semifijos y ambulantes, hacían circular casi en su sincretismo, una generosa cantidad de dinero que ahora, es sólo un fantasma… ser intangible que también es parte de esa tentación.
Hay sí, aunque no siempre, el ostracismo del sueño mismo, sin importar quien la oferte, sin el “pásele joven, pásele, ¿cómo qué buscaba?, ¿qué le amos a dar?”, y sin esos políticos que se acuerdan que hay un callejón que recuerda el pasado de un Altamirano ido. Habitante del olvido.
Una ciudad cabecera de distrito local y federal, que se encierra en esa pasado ominoso donde la riqueza fluía, y que la gente, para sobrevivir, no necesitaba más que ir al callejón para vender lo que fuera. Así, lo que fuera.
Desde los años setentas, los comerciantes viejos han visto desfilar a muchos alcaldes, desde Eduardo Bahena, hasta el actual, Gustavo Juanchi, y que amenaza también con irse, en ese furgón que lleva a otro ámbito de las tentaciones, esas que no son terrenales, en absoluto.
CRÉDITOS A “DESPERTAR DEL SUR”

0 comentarios :

Publicar un comentario

Comentarios y sugerencias!!!! Publicación de fotos, etc..

Sigueme en Google+

Ubicación Geográfica de Tierra Caliente

Se ubica al noroeste del estado, colindando al norte con el estado de Michoacán y el estado de México, al noreste con el estado de Estado de México y la región Norte, Al noreste con el estado de Michoacán, al oeste con la región de la Costa Grande, al este con la región Norte y Centro y al sur con la región de la Costa Grande.

Es conocida como "la región regia" del Estado de Guerrero, debido a que la mayor parte de sus habitantes poseen rasgos de tipo europeo, abundantes en piel blanca y ojos claros. La mujeres "calentanas" son consideradas por muchos, como las más bellas del sur de México.

Wikipedia